Por Osvaldo Nemirovsci, Diputado Nacional (MC) Ex director de TDA

Para el periodista Julio Lagos fue un gusto regresar al piso de la TV Pública y encontrarse “con tantos queridos compañeros”. Es un cómplice de la dictadura. Es uno de los que fue a desmentir al mundo que acá se desaparecían personas. Sorprendió verlo ahí entrevistado, es llamativa la no mención a su historia.

Julio Lagos fue invitado al programa “70” de la Televisión Pública, en el marco del 70° aniversario de la emisora. Sentado en el estudio, revivió momentos icónicos de su carrera y de su paso por el canal. Casualmente, a nadie se le ocurrió preguntarle por unas imágenes suyas durante un partido de la selección argentina en Roma, en 1979, apoyando la dictadura de ese entonces.

¿Saben quién era el más entusiasta en la tribuna agitando una bandera argentina a favor de Videla, Massera y demás? Sí, Julio Lagos. De eso no se vuelve. No se trata de no invitarlo por tener cierto pensamiento o posicionamiento político. Es un cómplice de la dictadura. Es uno de los que fue a desmentir al mundo que acá desaparecían personas, se torturaba, se encarcelaba, se mataba y se entregaba el país.

Me parece importante que ejercitemos la memoria: cuando se invita a este personaje a la TV Pública, está la responsabilidad de que conozcamos la historia, de no lavarle la cara.

No podemos hacer como que acá no pasó nada: hay muchos que hoy no están porque fueron víctimas del genocidio. Por lo menos que quienes participaron, vieron con simpatía, callaron o dieron vuelta la cara, mínimamente hagan un reconocimiento a la historia.